Murió Michael Jackson, el mismo que tantas veces -y gracias a sus millones de dólares- burló la justicia ante las acusaciones de pedofilia en su contra. Para muchos un mito, el rey del pop y otros tantos atributos que para mi no existen o él mismo se encargó de tirarlos a la basura, ante los señalamientos de abusos en niños.

Antes de todo el mar de acusaciones yo era uno de sus admiradores, pero muchas luces en el camino me indicaban que estaba equivocado, porque la lógica me indicaba que no podía tener admiración por quien sus seguidores nos vimos conmocionados en el año 2005.

Todo esto se encuentra poniendo el nombre de Michael Jackson en un buscador:

Si bien la noticia fue un boom en la época, el historial de escándalos que involucraban a Jackson con niños se remontaba a 1993, cuando Jordan Chandler, de 13 años y amigo cercano al artista, le contó a su padre Evan detalles de su relación con el intérprete de “Billy Jean”.

Tras ello, el progenitor del pequeño decidió acusar a Jackson por abuso sexual ya que de acuerdo a la versión del niño, el cantante le habría perpetrado distintas vocaciones. Además, el siquiatra de Jordan agregó que los acercamientos incluyeron besos, masturbación y sexo oral.

Las acusaciones llevaron a la Policía a registrar su mansión Neverland para buscar pruebas al respecto. La gran casa estaba destinada para que niños de escasos recursos pudieran ir y pasar algunos días, o compartir con el artista cuando no estaba de gira, lo que se volvió sospechoso luego de las acusaciones en su contra.

Varios testigos aseguraron que Jackson compartía su cama con niños, incluso una madre aseguró que Michael le pidió “sollozando y llorando” que permitiera a su hijo dirmir con él. La mujer recibió millones de dólares en un acuerdo extra judicial y no colaboró con la investigación.

No conforme con lo anterior, su hermana LaToyah también lo acusó, acrecentando las sospechas. Tiempo después, la también cantante dijo que sus declaraciones eran una mentira impulsada por su esposo. A esto se sumó que Evan Chandler retiró la demanda tras recibir 23 millones de dólares.

Pero en 2005 volvieron los juicios. Esta vez, Jackson enfrentó 10 cargos de abuso sexual en contra de Gavin Arvizo, de 13 años, además de acusaciones de secuestro y suministro de alcohol a menores, por lo que arriesgaba hasta 20 años de cárcel.

El juicio se prolongó durante alrededor de cuatro meses y contó con más de 130 testigos. Finalmente, el cantante fue absuelto de todos los cargos.

Es la primera vez que miro a un monstruo ser enterrado en una tumba de oro y además ser llamado rey.