Entra otra y la que sale lo hace hablando mal de la que fue a un evento. Es el pleito de reynas en los que se han visto inmersos la reina saliente del Carnaval Alegría por la Vida, Silma Ulloa, la organizadora del evento, Emperatriz Urroz y en el rollo salió a bailar Reyna Medina.

Silma cuestionó que ella no fue enviada al Miss América Latina y que en su lugar doña Emperatriz mandó a Reyna Medina, a quien le achacó un hijo (como si eso fuera delito) y vino la otra ripostó amenazándola con una demanda por Injurias y Calumnias.

Son dos jovencitas que no deberían estar jugando ese papel, sino que deberían disfrutar su juventud y belleza, mientras lo que sí se debería analizar es este evento denominado Carnaval Alegría por la Vida que se ha convertido en negocio exclusivo de la diseñadora Emperatriz Urroz.

Creo que está bien la idea,pero eso no significa que a partir de eso se hará lo que se quiera, sin tomar en cuenta otras ideas y otras personalidades como ocurre en otros países y lo que debería hacerse es que una institución estatal coordine el mismo llamando a todos los que puedan dar nuevas formas de hacerlo, de modo que sea una atracción para el turismo nacional e internacional y al mismo tiempo una diversión para las jovencitas participantes.

Todo parece indicar que Reyna fue buscada para echarla a pelear con Silma, mientras la que debería responder por una serie de cuestionamientos es doña Emperatriz Urroz.