Silvio Rodríguez y Mercedes Sosa anuncian conciertos en Nicaragua, la misma Nicaragua que en los años 80 vivió la revolución sandinista a quien el trovador cubano le dedicó la “Canción Urgente para Nicaragua” porque al imperialismo le dolía que los niños fueran sanos a la escuela “porque de esa madera de justicia y cariño no se afilia a su escuela”.

Pero el asunto trastoca realidades, porque hoy Silvio Rodríguez está afiliado a la escuela de donde salen los billetes verdes o divisas, pues cantará en tierra nicaragüense cobrando 50 dólares si quieren verlo de cerca y bien acomodados, 10 dólares la entrada más barata y para que digan que hay consideración con los pobres, a los jubilados y estudiantes les anuncian boletos de 8 dólares, claro para que miren la buena vida que se dan los que estén adelante.

En el caso de Mercedes Sosa, la llamada Voz de América, su concierto será a puertas cerradas en el Teatro Nacional Rubén Darío, con entradas que van desde los 50 dólares a los 30 dólares. Nada de chusma, porque la plebe no puede pagar esas cantidades y censura para otros medios de comunicación, según las reglas de los patrocinadores, porque”gracias a la vida” la suerte le llegó a Mercedes Sosa con entradas que ya están agotadas.

Ah, dicen muchos “pero son cantantes y tienen que vivir”. Claro pero son cantantes que forjaron su popularidad, teniendo como base las necesidades de la gente pobre, de aquellos que no podrán asistir a recordar esas canciones que auguraban un mejor futuro para América Latina, pero que hoy vemos que ese mejor porvenir fue para los que hoy hacen fortuna con la moneda del despreciado “amo imperial”.

De todos modos, esto nada tiene que ver con el concierto Abril en Managua realizado en 1983 cuando ambos trovadores cantaron en una plaza pública, en un disco que ahora se promociona en Ebay a un precio de 20 dólares.