En 1987 viajé a Italia invitado por el padre Odorico D’Andrea, quien en ese tiempo era el párroco de San Rafael del Norte, y un Comité de Solidaridad con Nicaragua.

Me hice acompañar de una delegación de pobladores de ese municipio ubicado en el norte de Nicaragua y conversamos con los comités de Solidaridad, que eran coordinados por Linda Santilli, una amiga del pueblo nicaragüense desde esos aciagos tiempos.

¿Cómo ha pasado el tiempo? En mi memoria todavía está fresco ese viaje y la guía que nos hizo Elbano D’Andrea, sobrino del padre Odorico. Recordar cuando estuve acostado en un viñal comiendo uvas, bebiendo vino casero y después manejando por una autopista de Italia porque el guía se sentía mareado y llegar al lago de Como y caminar por los puentes de Venecia.

Había perdido toda comunicación con Linda e hice todo lo posible por contactarla. Mandé un mensaje a un periódico italiano y suerte, ella respondió preguntando tantas cosas.